Novedades

El programa de la CMNUCC de junio revisa la acción sobre la agricultura y el cambio climático

En un acto informativo sobre la agricultura y el cambio climático incluido en el programa sobre cambio climático que la…

El programa de la CMNUCC de junio revisa la acción sobre la agricultura y el cambio climático
GénesisNovedadesEl programa de la CMNUCC de junio revisa la acción sobre la agricultura y el cambio climático

En un acto informativo sobre la agricultura y el cambio climático incluido en el programa sobre cambio climático que la CMNUCC está llevando a cabo el mes de junio, los países compartieron sus experiencias sobre cómo mantener el impulso para implementar una agricultura más resiliente, sostenible y de bajas emisiones.

Noticias ONU 1o de Junio 2020- El centro de atención del evento, que se llevó a cabo de forma virtual, fue el Trabajo Conjunto de Koronivia sobre la Agricultura, adoptado en la COP23 en 2017 en Bonn. En ella se incluyen intercambios técnicos sobre temas agrícolas específicos, tales como la gestión de los suelos sanos o de los nutrientes, en talleres especializados donde participan una amplia gama de interesados, entre ellos científicos, grupos de agricultores, ONG ambientales, pueblos indígenas, grupos de jóvenes y de mujeres.

Clare Cvitanovich, delegada de los Estados Unidos, dio un ejemplo de lo que se había discutido. Según ella, los avances en la nutrición y la cría han hecho que los ganaderos lecheros de los Estados Unidos hayan reducido las emisiones de metano entérico por litro de leche en un 55 % desde el decenio de 1920. Además, han conseguido aumentar la producción a la vez que han disminuido el  uso de la tierra y el agua. El metano es un poderoso gas de efecto invernadero.

Cvitanovich destacó que “existen múltiples vías dentro de la agricultura para aumentar la productividad, la seguridad alimentaria y el secuestro de carbono y, al mismo tiempo, reducir la pobreza y las emisiones, pero para lograr estos resultados la innovación agrícola debe adaptarse a las especificidades del medio ambiente y a las necesidades de los agricultores y la sociedad”.

Los participantes convinieron en que el intercambio de conocimientos que tiene lugar en esos talleres brinda una importante oportunidad de aprender de las diferentes experiencias en todo el mundo. También subrayaron la importancia de la cooperación a través de las fronteras nacionales, regionales e institucionales, ya que el reto de abordar la agricultura y el cambio climático es demasiado grande para los distintos países, especialmente los pequeños.  El delegado de Chile, Julio Cordano, dijo:

“Las complejidades de mantener la producción de alimentos bajo las tensiones del cambio climático exceden en gran medida la capacidad de muchos países en desarrollo, lo que pone de relieve la importancia de la cooperación para la seguridad alimentaria”.

Las organizaciones internacionales desempeñan un papel importante en esa cooperación. El Fondo Verde para el Clima (GCF) proporciona financiación que puede adaptarse a cada uno de los temas de la hoja de ruta de Koronivia, -incluida la ordenación ganadera y la ordenación sostenible de la tierra y el agua-, en función de las prioridades de los países. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) presta apoyo técnico a los países en cuestiones relacionadas con la agricultura y el cambio climático, incluida la preparación de productos de conocimiento para ayudar a digerir la enorme cantidad de información sobre el tema. Ayman Amin, delegado de Egipto, subrayó la necesidad urgente de ese apoyo:

“Las opciones de aplicación deben basarse en las prioridades fundamentales de salvaguardia de la seguridad alimentaria y en las vulnerabilidades y la diversidad de los sistemas agrícolas. Para ello es necesario que las Partes que son países en desarrollo tengan un acceso sostenible y previsible a medios de aplicación adecuados, como la financiación, la transferencia de tecnología y la creación de capacidad, teniendo en cuenta que los pequeños agricultores dependen de la agricultura para asegurar sus medios de vida”, dijo.

Varios participantes destacaron que se podía lograr un buen resultado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26), que se celebraría en Glasgow a finales del año próximo, y la Sra. Maggie Charnley, hablando en nombre del Reino Unido, explicó la visión de dicho resultado:

“Quisiéramos crear una amplia coalición para la acción: acción en materia de políticas, acción en materia de investigación y acción en materia de inversiones. También queremos mostrar lo que ya se está haciendo en la agricultura. Todos tenemos una función que desempeñar: los gobiernos, los agricultores, los investigadores, las ONG. Trabajando juntos, podemos garantizar que la agricultura funcione para las personas, que haga frente a las emisiones de gases de efecto invernadero y que cree sistemas agrícolas resistentes, un elemento clave de la recuperación mundial de la crisis del virus de la Corona”.

Los resultados que se obtengan en la COP26 pueden proporcionar las señales políticas que se necesitan urgentemente para mejorar los esfuerzos actuales por reducir las emisiones del sector agrícola. Además, también podrán ayudar a las organizaciones a elaborar programas reales para apoyar a los países a abordar las cuestiones relativas a la agricultura y el cambio climático.